Nuevo Año

Foto en Israel, con mi familia, felicidad pura

Uff, no escribo acá desde el 21 de Junio. Bueno.

Pretendo hacer un pequeño balance: este año lo arranqué en mi Buenos Aires querida, pasé por muchísimas otras en Israel, me instalé en Londres, fui de vaciones a Copenhagen, la conferencia en París, unos días en Cardiff y de vuelta a Londres. Un año de cambios sin dudas.

Un año de muchos desafíos, donde elegì cambiar mi vida casi por completo, donde la pasé mal y la pasé bien y dónde, por sobre todas las cosas, aprendí a montones. Aprendí que sea dónde estés los tuyos siempre van a acompañarte, pero sin lugar a dudas ese lugar no es lo mismo sin ellos. Aprendí que lo que vale es el presente, y preocuparte constantemente por el pasado o por lo que vendrá no vale la pena, al fin y al cabo no podès cambiar el pasado y no sabes que viene en el futuro. Aprendí que lo que cuenta no son la cantidad de cosas que puedas tener sino la cantidad de vida que hayas aprovechado, la cantidad de momento y experiencias que puedas llegar a experimentar. Fue y es difícil vivir todo eso sólo, espero este año que viene poder compartirlas con otra persona.

Gente, la vida hay que vivirla. Sea lo que sea disfruten y siempre sigan lo que aman, vayan por ello. Les juro que no hay idea extremadamente loca para un apasionado.

Por un nuevo año infinitas veces mejor del que se va.

Amor para todos,

M