Año I lejos de casa

Hola a todos. Tan sólo 25 días después de haber festejado fin de año con toda mi familia, me encontraba en Ezeiza para arrancar la primera etapa de la aventura en la que aún me encuentro. Ya lo venía planeando hace meses, y aún me acuerdo cada momento, cada contárle a mi familia, a mis amigos, a todos. Hay cosas difíciles en la vida, y sin lugar a dudas plantearle a las personas que más querés que te vas a ir a vivir a otro país no es nada fácil.

No pienso ponerme a contar cada una de esas conversaciones, son privadas y quedan entre mis íntimos y yo. Pero lo que sí voy a hacer es dejar una foto, una de las que guardo más preciosamente. Y también les voy a contar algo que fui aprendiendo con el tiempo: a la distancia las relaciones se rompen o se fortalecen, sea con quién sea. Pero hay que pelearla. En serio. A veces es difícil mantener la cabeza en dos lados. Hubo muchos momentos en que no pude, pero ahora estoy a ello y veo sus frutos.

En fin, hoy se cumple un año que me fui de casa y aún no sé cuándo volveré. La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida. Quiero decirle que a cada uno de ustedes los extraño con toda mi alma y, aunque a veces no lo demuestre, estar lejos es durísimo. Por suerte tengo toda una banda que me banca en todas, sin dudar.

 


Los quiero mucho,

M